¿Cómo y por qué deben acelerar las empresas el tiempo de respuesta ante una amenaza cibernética?

0
179

La detección oportuna en ciberseguridad puede ofrecer una serie de beneficios significativos en términos de costos y recursos para una organización. Detectar una amenaza cibernética de manera temprana permite una respuesta más rápida y efectiva, así como evitar la pérdida de datos confidenciales, información financiera y activos críticos.

Cuando se detecta un ataque cibernético en sus etapas iniciales, se reduce significativamente el tiempo durante el cual los atacantes tienen acceso a los sistemas de la organización. Esto limita su capacidad para causar daños adicionales o robar datos sensibles. La detección temprana proporciona la oportunidad de tomar medidas inmediatas para contener y mitigar el ataque. Esto puede incluir aislar sistemas comprometidos, parchear vulnerabilidades, bloquear a los atacantes o incluso desconectar sistemas críticos para evitar daños mayores.

“Una respuesta rápida y efectiva a un ataque cibernético demuestra la preparación de una organización en la protección de datos y activos, lo que puede ayudar a preservar la confianza de los clientes, socios comerciales y stakeholders. La detección temprana es un componente clave de la resiliencia cibernética, que implica la capacidad de una organización para resistir y recuperarse de ataques cibernéticos”, explica Luis Alonso Ramírez, Gerente Regional de Ciberseguridad de GBM.

Para acelerar el tiempo de respuesta ante una amenaza cibernética, es esencial implementar medidas y protocolos efectivos. Es por esta razón que GBM, desde su Cybersecurity Center recomienda las siguientes medidas y protocolos:

  • Desarrollar y mantener un plan de incidentes de seguridad cibernética sólido es fundamental. Este plan debe definir roles y responsabilidades, procedimientos de respuesta y contactos de emergencia. Debe ser actualizado regularmente y comunicado a todo el personal.
  • Establecer un equipo de respuesta a incidentes cibernéticos con miembros capacitados y experimentados. Este equipo debe estar disponible las 24 horas del día y los 7 días de la semana para responder rápidamente a incidentes.
  • Utilizar sistemas de seguridad y herramientas de detección que puedan generar alertas automáticas en tiempo real. Estas alertas permiten una respuesta más rápida al identificar actividades sospechosas o patrones de ataque.
  • Segmentar la infraestructura de red para limitar la propagación de un ataque. Esto reduce el alcance de una amenaza y facilita la contención.
  • Implementar sistemas de supervisión y análisis de seguridad que monitoreen constantemente la red y los sistemas en busca de actividad anómala. Estos sistemas pueden detectar amenazas en sus etapas iniciales.
  • Implementar respuestas automatizadas a amenazas conocidas y patrones de ataque. Esto puede incluir la cuarentena automática de sistemas comprometidos o la aplicación de reglas de firewall específicas.
  • Realizar pruebas de penetración y simulacros de incidentes regularmente. Estas prácticas ayudan a evaluar la capacidad de respuesta de la organización y a identificar áreas de mejora.
  • Establecer relaciones con proveedores de servicios de seguridad cibernética y organismos de aplicación de la ley para obtener apoyo en la detección y respuesta a amenazas.
  • Registrar todos los incidentes de seguridad, incluso los menores. El análisis de incidentes pasados puede proporcionar información valiosa para mejorar la detección y respuesta futuras.
  • Implementar un ciclo de mejora continua en la estrategia de ciberseguridad. Evaluar constantemente los procesos y procedimientos para identificar oportunidades de optimización.

El tiempo de respuesta ideal para afrontar una ciberamenaza es lo más rápido posible, y generalmente se mide en minutos u horas, no en días o semanas. La velocidad de respuesta es un factor crítico en la ciberseguridad. Cuanto más rápido respondamos a una ciberamenaza, menor será su impacto en la organización.

Una respuesta rápida también es fundamental para garantizar la continuidad del negocio. La restauración de sistemas y la mitigación de amenazas rápidamente permiten que la organización siga funcionando con la menor interrupción posible. Para lograr una respuesta efectiva y ágil, es esencial contar con un plan de incidentes de seguridad cibernética bien definido y entrenado, así como soluciones y servicios de detección y respuesta rápida (EDR, SIEM, SOC, etc.). Además, la colaboración entre equipos de seguridad, TI y otros departamentos es fundamental para garantizar una respuesta coordinada y eficiente.

Otra de las herramientas más importantes en temas de ciberseguridad es la capacitación y los eventos de seguridad, los cuales reúnen a expertos, profesionales y líderes de la industria en un solo lugar, brindando una oportunidad única para compartir conocimientos, colaborar en estrategias de seguridad y aprender de las experiencias de otros.

Es por esta razón que GBM desarrolló Cyber Next, un evento híbrido en el cual se abordan una amplia gama de temas, desde tendencias emergentes y nuevas tecnologías hasta técnicas de mitigación de riesgos. Adicional, al asistir a este evento se genera la creación de redes profesionales sólidas, lo que puede ser invaluable para enfrentar desafíos en constante evolución.

En este espacio, se desarollarán charlas con expertos relacionadas con Seguridad, Network Security, Ramsomware, Inteligencia Artificial, Cloud Security, entre otros, de la mano de especialistas de empresas como GBM, IBM, Cisco y Checkmark. Estos espacios están especialmente dirigidos a empresas de las industrias de banca y finanza, manufactura, sector público, retail y telecomunicaciones, entre otras.

Cyber Next es un evento gratuito que se llevará a cabo este miércoles 21 de noviembre a partir de las 2:00 pm (hora Centroamérica) y será transmitido por medio de YouTube desde Guatemala. Para acceder el evento, los interesados solamente deben registrarse en el enlace: https://www.gbm.net/cyber-next/

- Publicidad -