El Colegio de Terapeutas de Costa Rica (CTCR) apoya el proyecto de Ley de Salud Mental, que incluye a los Fisioterapeutas y Terapeutas Ocupacionales dentro de los equipos de atención primaria de la salud mental. En la actualidad está atención ha estado centralizada en los médicos, psicólogos y psiquiatras.

“Esto permitirá el acceso a servicios como la terapia ocupacional y fisioterapia dentro del abordaje integral de la salud mental considerando otros aspectos que van más allá de la intervención hospitalaria de los trastornos mentales.”, explicó Dr. Francisco Monge Terapeuta Ocupacional y Miembro de la Junta Directiva del CTCR.

El CTCR ha analizado este proyecto de manera profunda, considerando que es un paso importante en la legislación costarricense para la defensa de los derechos humanos en la atención de las personas con condiciones de salud mental.

“Expresamos públicamente nuestra disposición de colaborar y aportar de distintas maneras con el desarrollo de la futura ley. En nuestro colegio agremiamos a expertos que pueden dar asesoría y acompañamiento a los diputados antes de la aprobación de esta ley.”, indicó Monge.

¿Cómo aportan los Terapeutas en la atención de la Salud Mental?


Los Terapeutas Ocupacionales ayudan a las personas con trastornos de salud mental a explorar, participar, involucrarse en la sociedad y los roles para realizar su labor normalmente.

“Las terapeutas ocupacionales intervienen en el favorecimiento de las personas con condiciones de salud mental, para que logren una participación competente en todo tipo de actividades, desde poder bañarse y alimentarse, hasta poder participar activamente en la comunidad, ayudarles a compensar las condiciones que restringen su participación para la recuperación de roles como el de ser estudiante en cualquier área académica, cumplir en funciones laborales, entre otros.”, añadió Monge.

Además, buscan impulsar la inclusión plena y efectiva a la sociedad de las personas con trastornos mentales mediante la promoción, protección y garantía de todos sus derechos.

“El Fisioterapeuta busca la recuperación del movimiento funcional para poder involucrarse en las actividades; el movimiento, tono muscular, la fuerza, la resistencia, son componentes que la persona necesita para participar de las actividades, además que el movimiento permite una conexión entra la mente y el cuerpo, con esto le permite reducir los impactos de su condición en el desempeño de sus tareas.”, expresó Monge.

La salud mental de las personas está determinada por factores personales, sociales, biológicos, ambientales, económicos y culturales que se pueden agrupar en tres temas:

  • El desarrollo y el mantenimiento de comunidades saludables.
  • La capacidad de cada persona para afrontar el mundo social a través de las destrezas de participación, tolerancia y responsabilidad mutua.
  • La capacidad de cada persona para afrontar los sentimientos y pensamientos, el manejo de la propia vida y la resiliencia.

Las problemáticas de la Salud Mental El Instituto Nacional de Estadística y Censos mediante el Ministerio de Salud, reportaron solamente en el primer semestre del año 2020, unos 145 suicidios por problemas de salud mental mayormente en hombres. Este fenómeno de los problemas de salud mental es el resultado de una mala información que le hace creer a los hombres que los trastornos mentales son algo que debe generar vergüenza, y, por ende, deben ser escondidos para no mostrarse débiles.

Se considera que una condición psiquiátrica no puede pasar por encima de los derechos humanos, en este caso la Terapia Ocupacional y otros terapeutas ayudan a las personas con problemas de salud mental a explorar, a participar, a involucrarse en la sociedad y los roles para facilitar su desempeño eficiente y competente.

Por ende, uno de los propósitos de este proyecto es regular el marco de atención en salud mental de modo que sea posible proporcionar el mejor cuidado, tratamiento y rehabilitación de acuerdo a los derechos humanos de todas las personas con algún tipo de situación

“La salud mental deberá ser abordada desde la prevención, promoción de la salud, atención y rehabilitación de acuerdo con aspectos que consideren los derechos humanos, justicia ocupacional, roles de las personas dentro de la sociedad; favoreciendo al cumplimiento de sus deberes, eliminación de estigmas o cualquier tipo de discriminación, así como la participación en ocupaciones que sean relevantes y esperadas por las personas, su familia, comunidad y sociedad costarricense.”, añadió Monge.

El Colegio de Terapeutas de Costa Rica (CTCR) apoya la inclusión de las personas dentro de la sociedad sin importar sus condiciones y contexto, y el CTCR está a favor de la reforma al artículo 8 de la Secretaría Técnica en Salud Mental para la inclusión de otros profesionales como candidatos al puesto de dirección.

Desde el colegio apoyamos todas estas iniciativas y están abiertos a poder trabajar en conjunto de una mejor versión de esta ley para el bienestar de las personas que habitan en nuestro país para el acceso indiscriminado de los servicios profesionales que requieren y necesitan recibir desde un abordaje integral centrado en las personas y sus comunidades.