Fortalecer la salud mental desde los espacios de trabajo

El Día Mundial de la Salud Mental (DMH) se conmemora a nivel internacional el 10 de octubre de cada año, con el objetivo de generar conciencia sobre los problemas de salud mental que afectan a las personas en todo el mundo y movilizar esfuerzos en su apoyo. Asimismo, la fecha, que cuenta con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una iniciativa promovida por la Federación Mundial de la Salud Mental.

Si bien existen diversos determinantes sociales, económicos y culturales de la salud, el contexto laboral juega un papel fundamental. La Organización Panamericana de la Salud señala que, en las Américas, los trastornos depresivos son la principal causa de discapacidad. Ante este panorama, como sociedad, tenemos el reto de superar el estigma social que supone hablar abiertamente sobre las enfermedades mentales en el ámbito laboral y sensibilizarnos más sobre los factores de riesgo que provocan tales afecciones. Por su parte, las compañías están ante la necesidad de trascender la dimensión de la productividad para apuntar a generar empleos con condiciones más “humanistas” en el trato, de modo que las personas puedan autorrealizarse profesionalmente, en un espacio de bienestar emocional.

En ese  sentido, existen diversas maneras en que las empresas pueden promover la salud mental en el lugar de trabajo y así favorecer a sus colaboradores. Algunas de estas opciones incluyen ofrecer alimentos saludables en las cafeterías, clases de acondicionamiento físico, cursos para el manejo del estrés y talleres artísticos. Sin embargo, hay un par de elementos adicionales que han tomado auge a raíz de la pandemia, estos son: la flexibilidad en el trabajo y los espacios físicos adecuados.

De acuerdo con Juan Pablo Bustamante, General Manager de WeWork Costa Rica y Perú, “las organizaciones capaces de comprender la relevancia del entorno y el espacio físico en el que trabajamos tendrán ventaja en cuanto a su capacidad de brindar mayor bienestar a la salud mental de sus colaboradores y, por tanto, a reforzar sus habilidades individuales y sociales como la empatía, la comunicación efectiva y asertiva, así como la confianza; valores esenciales en la construcción de sociedades mentalmente más sanas y felices”.

Por otro lado, la flexibilidad tiene que ver con el “poder de elección” y cada vez más empresas, como WeWork, reconocen que los trabajadores que tienen la posibilidad de acceder a espacios flexibles de trabajo, muestran mayor bienestar emocional desde el punto de vista de su empoderamiento para elegir dónde y cuándo hacer sus labores.

“Ahora más que nunca las personas anhelan la conexión, la cercanía social y las conversaciones significativas cara a cara. Así que es nuestra responsabilidad como empresas proporcionar el entorno seguro para que ocurran estos intercambios. La apertura de un nuevo edificio de WeWork en Escazú Village, en enero de 2022, ciertamente responde a las nuevas dinámicas de trabajo que demuestran que el diseño y la flexibilidad en las oficinas mejoran el bienestar de las personas trabajadoras” concluyó el ejecutivo.

La pandemia, sin duda, ha presentado a los líderes empresariales una oportunidad única de repensar el trabajo de oficina y todo apunta a que, para fortalecer la salud mental desde los espacios de trabajo, las organizaciones deben deshacerse de las ideas preconcebidas sobre el bienestar y dar la bienvenida a un enfoque mucho más holístico en el que tanto el entorno, como la libertad de elección, juegan un papel fundamental.

Acerca de WeWork

WeWork es el líder mundial en espacios flexibles que brinda a las empresas de todos los tamaños el espacio, la comunidad y los servicios que necesitan para administrar y hacer crecer su negocio. Con más de 700 ubicaciones, en 150 ciudades y 38 países de todo el mundo, WeWork ofrece soluciones de espacio flexible a sus 517.000 miembros en todo el mundo. Para más información sobre WeWork, visite wework.com