Más de un mes después de su última aparición bajo los palos del Real Madrid, Keylor Navas regresa. Con su contrato recién ampliado hasta junio de 2021, el portero de las tres Champions seguidas vive ahora una situación en la que la Copa es su único escaparate.

Tras no ser el elegido ante el CSKA en el intrascendente partido que cerraba la fase de grupos de la Liga de Campeones, Keylor jugará esta noche su noveno partido de la temporada con el Madrid, a los que suma dos con su país.

Titular en la Supercopa, los primeros partidos de LaLiga, Copa y Champions, su rol como segundo portero se certificó con la llegada de Solari al banquillo y la decisión en Plzen de que Courtois se convirtiera en el ‘1’ indiscutible del Madrid. Así las cosas, salvo imprevistos, el caminar de Keylor esta temporada dependerá de que su equipo avance o no en la Copa del Rey.

El de esta noche será el decimoctavo partido de Keylor en la Copa, 11 de ellos defendiendo la meta del Levante. Más allá de su situación actual a la sombra de Courtois y las ganas de reivindicarse que tenga, la Copa es un desafío para el tico. Es el único título que le falta por ganar con la camiseta del Madrid. 

Desde su llegada al Santiago Bernabéu tras el Mundial de Brasil, Keylor ha sido protagonista de tres conquistas seguidas de la Liga de Campeones, LaLiga 2016-17, una Supercopa de España, dos de Europa y tres Mundiales de Clubes.

Por ello esta Copa es especial para un Keylor que desde la temporada de su llegada al Madrid, la 14-15, no tenía tan poco protagonismo. Entonces jugó sólo 11 partidos, cinco de ellos de Copa hasta que el Atlético de Madrid eliminó a los blancos en esta primera ronda del año.

La temporada siguiente, tras la salida de Casillas del Madrid, se inició la era Keylor, la del portero de las tres Champions consecutivas y que ahora vive a la sombra de Courtois, pero que tiene la Copa del Rey como objetivo para redondear su brillante palmarés como madridista.

PARALELISMO CON CASILLAS

Sin saber si Keylor está o no ante sus últimos meses como jugador delReal Madrid, el escenario al que se enfrenta ahora mismo tienes trazas similares a la temporada en la que Iker Casillas compartió portería con Diego López. En la temporada 2013-14 Carlo Ancelotti decidió que Diego fuera su portero en LaLiga y Casillas en la Copa y la Champions.

El resultado fue que el entonces capitán blanco levantó las dos competiciones en las que fue titular. El 16 de abril, en Mestalla, el capitán blanco levantó la Copa tras la cabalgada final de Bale ante Bartra. El 24 de mayo, en Lisboa, Iker alzó al cielo de Lisboa la Décima para el Madrid y la tercera en sus 16 temporadas en la Casa Blanca.