La Federación Costarricense de Fútbol sufrió una baja más en un miércoles movido desde tempranas horas. Marcelo ‘Popeye’ Herrera dejará su cargo de Director de Selecciones Menores a partir de diciembre, luego de que ambas partes decidieran no renovar.

La salida de Herrera se suma a las de Ricardo Cerdas, presidente de la Comisión de Arbitraje, y del guatemalteco Carlos Batres, coordinador de los silbateros, estos dos últimos no siguen ante las críticas por los errores de los réferis.

En el caso de Popeye, cumplirá con su vínculo hasta finalizar el año y posteriormente cerrará un ciclo que inició en el 2015, según informó la Federación en un comunicado.

“Marcelo es un técnico joven que quiere seguir dirigiendo y el tema de estrés que ha tenido en Costa Rica le dictan que debe dar un paso al lado y buscar otros horizontes. No hay duda de que los objetivos se lograron, él tomó en el 2015 una Selección Sub17, la llevó a la clasificación y se hizo un buen mundial en Chile, de igual manera con la Sub20 y luego con otra Sub17. En tema de infraestructura se logró un edificio de selecciones menores que cuenta con todo lo necesario”, dijo Víctor Alfaro, jerarca de la Comisión de Selecciones, en el texto que envió la Federación.

El argentino llegó con la misión de reestructurar las divisiones menores. Bajo su mando logró tres clasificaciones a mundiales menores (Sub17 en Chile 2015, Sub20 en Corea del Sur 2017 y Sub17 en India 2017).

Estos aspectos dejan satisfecho al técnico, quien hace un balance positivo de su gestión y espera cerrar con el boleto a la Copa del Mundo Sub20 del próximo año. Actualmente Herrera se encuentra Bradenton Florida, acompañando al equipo que dirige Breansse Camacho y que este jueves inicia su eliminatoria.

“El análisis que hice fue que cumplimos la mayoría de los objetivos, nos quedaron unas cositas para poder cerrar como queríamos, pero después de cuatro años, de los cuales los primeros dos fueron de reestructurar y crear el departamento de selecciones menores, necesito descansar un poco y hacerme a un lado”, manifestó Popeye en el comunicado.

Además, agregó que: “son muchas cosas las que pasan por mi cabeza, tengo sensaciones encontradas porque conté con un gran equipo de trabajo. Estoy dolido porque me tengo que ir, pero feliz de que hemos aportado en este proceso donde tuvimos más de cinco mil horas puestas en cada uno de esos jugadores”.

El Director de Selecciones Menores recalcó que prefirió dar a conocer su decisión antes de que se realizara el torneo de la Sub20, para que no se interpretara que se iba por un resultado positivo o negativo.

El puesto de Marcelo queda vacante y ahora la Fedefútbol deberá buscar un remplazo para el 2019.

Vía: La Nación