Resumen: Real Madrid vs Manchester United 1-2

Sin titulares y sin gol. La ‘era Lopetegui’ del Real Madrid inició con una derrota por 2-1 frente al Manchester United en el amistoso de la International Champions Cup, disputado este martes en Miami.

El técnico Julen Lopetegui, que llegara el pasado 12 de junio para reemplazar a Zinedine Zidane, se vio obligado a enviar a la cancha a un equipo de circunstancias debido a la ausencia de los mundialistas –los de reciente incorporación al trabajo y el nutrido grupo que está aún por llegar.

Pese a las circunstancias, el funcionamiento del equipo merengue dejó mucho que desear y solo dejó una certeza: al Real Madrid le urge un hombre gol que llene el enorme vacío que dejó Cristiano Ronaldo y tiene muchos problemas en defensa que solucionar antes de medirse al Atlético de Madrid en la Supercopa de Europa el 15 de agosto.

Bale y Benzema fallaron como goleadores estelares

Julen Lopetegui solo pudo contar con dos titulares en potencia desde el inicio. Karim Benzema y Gareth Bale; las únicas ‘estrellas’ que han podido realizar el trabajo de pretemporada con normalidad tras su ausencia en el Mundial, y los que teóricamente cargarán con la responsabilidad del gol tras la salida de Cristiano Ronaldo. Pero ninguno de los dos pudo mostrarse realmente como el hombre determinante de cara a puerta; en parte por lo incómodo del rival, un Manchester United cerrado en defensa, y otro tanto por los fallos ante la portería de David De Gea.

No fue hasta que el Real Madrid optó por abrirse camino a través de Odriozola y Vinicius por las bandas, que el ataque pudo probar realmente al arquero español. Fue entonces cuando Karim Benzema pudo descontar después de que el cuadro inglés tomara la delantera por 2-0, prácticamente en su único disparo dirigido a la puerta.

Tampoco tuvieron una noche sencilla Borja Mayoral y el canterano Raúl de Tomás, que jugaron en la segunda parte. No fue hasta que los ‘pesos pesados’ Toni Kroos, Isco y Marco Asensio hicieron su aparición en la recta final que el Real Madrid supuso cierto peligro para el rival, y ya para entonces fue demasiado tarde.