Deadpool no ha sido la primera película en la que Ryan Reynolds se ha metido en la piel del antihéroe de Marvel. Ya lo hizo en X-Men Orígenes: Wolverine, aunque de una forma muy diferente a la que hemos visto en la cinta en solitario del personaje.

Reynolds ha sido uno de los invitados en una evento organizado por Google y ha contado a la audiencia que, además de que le prometieron que si él aparecía en la película de Wolverine (Hugh Jackman) Deadpool/Wade Wilson tendría una cinta en solitario, también fue chantajeado cuando la rodaba.

Le cosieron la boca, dejaron que salieran lásers de sus ojos. Tenía cuchillos extraños que volaban de sus manos”, explica Reynolds. “Recuerdo decir, ‘Esto va a enfadar a ciertas personas. Esto no es Deadpool’”. Y, básicamente me dijeron, ‘Bueno, puedes interpretarlo tú o podemos contratar a otro para que lo interprete’. Para mí fue como una especie de chantaje”, concluye.

Con 512 millones de dólares recaudados en todo el mundo y basada en el antihéroe de los cómics de Marvel, Deadpool cuenta la historia del operativo de las fuerzas especiales convertido en mercenario Wade Wilson (Reynolds), quien después de ser sujeto de un experimento adquiere una serie de poderes con los que adopta el álter ego de Masacre.

Armado con sus nuevas habilidades y un sentido del humor muy negro, el antihéroe busca atrapar al hombre que le ha destrozado la vida. La película dirigida por Tim Miller cuenta en su reparto con Gina Carano (Angel Dust), Morena Baccarin (Vanessa/Copycat) y Ed Skrein (Ajax).