Productor une colectivo de artistas costarricenses y rinde homenaje a Slayer

San José, Costa Rica. El productor audiovisual costarricense Felipe Gutiérrez con su estudio Sheep Visual y en colaboración con el director y cineasta Miguel Gómez de la productora Atómica Films se dieron a la tarea de realizar un increíble homenaje a la legendaria banda de thrash metal Slayer. Gutiérrez se dio a la tarea de buscar un selecto grupo de personas que quisieran formar parte de este ambiocioso proyecto (desde cada uno de los músicos nacionales que regrabaron el tema hasta cada una de las personas que trabajaron en distintas áreas de la producción como el arte, diseño, cine, producción, animación, 3D, Web y maquillaje). 

El proyecto consistió en trasladar el tema “Angel of death” de Slayer en su grabación de los 80’s y re-imaginarla con toda la tecnología actual implementada en el campo de audio y visual. Actualmente la canción no contaba con un video oficial, pese a ser un himno dentro de sus seguidores, ya que para el tiempo en el que fue lanzado el album Reign in Blood no era tan habitual que las bandas de géneros “underground” invirtieran en este tipo de videoclips. 

“Nuestra versión es un tributo por parte de la escena nacional costarricense a las casi 4 décadas de trayectoria musical de la agrupación estadounidense, una oda a todo su concepto como banda, su estandarte bélico característico que los reafirmó como una banda extrema pionera en su estilo y que sirvió de inspiración para muchas otras grandes bandas que los llevan como un referente de ferocidad y alta ejecución técnica” declara el productor nacional Felipe Gutiérrez. 

La premisa del proyecto parte de una realidad de la escena musical costarricense y trata también de concientizar como en la escena underground nacional es a veces tan difícil que las bandas hagan videoclips profesionales, ya que la mayoría de personas creen que para tener un buen video es necesario hacer inversiones gigantes o aún peor, tener que salir a buscar productoras internacionales para poder tener un resultado final “primer mundista”, teniendo en realidad Costa Rica mucho talento en cuanto a producción.

El proyecto se inició en el 2019 donde se comenzó a realizar la pre-producción y el rodaje. Se realizó un colectivo de músicos de muy alto nivel para regrabar el tema. Los músicos participantes son Anton Darusso, Diego Hidalgo, Andrés Castro, Andrés Cano y Emanuel Navarro. La locación del video fue en la Antigua Bodega de Kimberly & Clark en Belén, Heredia y Sheep Visual Studio en Pozos de Santa Ana. La mezcla estuvo a cargo de Juan Pablo Calvo y la masterización de Grave Town Productions.

Este proyecto tiene como objetivo inspirar a las bandas de la escena costarricense a trabajar con pasión y persistencia.