Tras la detención de dos mujeres de nacionalidad filipina en la localidad de Sámara, señaladas por un supuesto robo de menor de edad, la organización internacional que las detenidas dicen representar investigará la situación para esclarecer su participación.

DIARIO EXTRA contactó vía correo electrónico a personeros Children’s Joy Foundation, Inc., cuya sede está registrada en Filipinas, para conocer su posición, en la institución señalaron que investigarán el caso.

“Por el momento, no podemos confirmar la relación de estas mujeres porque CJFI Costa Rica es una organización independiente con sede en Costa Rica y Children’s Joy Foundation, Inc. tiene su sede en Filipinas. También está legalmente registrado y tienen sus propias implementaciones de programas en el país. Intentaremos comunicarnos con la administración en Costa Rica y descubrir qué sucedió. Una vez investigado, brindaremos un comunicado de prensa”, afirmaron en el departamento de prensa de la organización.

La duda surgió porque una de las detenidas de apellidos Calara portaba una identificación de dicha agrupación, por lo que se espera que en las próximas semanas se esclarezca la situación.
Esta fundación se creó en Filipinas en el año 1998 con la intención de resguardar los derechos de los niños y cuidarlos en situaciones adversas, tienen sedes en Australia, Canadá, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Japón y Nepal.

Se intentó conocer la versión del representante de CJFI Costa Rica, pero al cierre de edición no respondió a las llamadas.

SIGUEN DETENIDAS

En horas de la mañana de este jueves, la Fuerza Pública detuvo las mujeres en un parque de Sámara, Nicoya, por su participación en un supuesto robo de un niño en una sala de juegos en Palmares a principio de semana.

Tras un video que se divulgó en varios medios de comunicación, entre ellos DIARIO EXTRA, en el que se registra el supuesto intento de sustraer al menor de dos años, varias personas las reconocieron y no lo pensaron dos veces para llamar a la policía.

Enrique Arguedas, subdirector general de la Fuerza Pública, comentó el proceso que pasaron las muchachas, entre ellas pasarlas a otras dependencias judiciales.

“Se hizo el abordaje policial para determinar su situación migratoria, cuando se hacen las consultas al OIJ y Migración, en ese momento no hay ningún requerimiento en contra de ellas y se liberaron, pero dos horas después se recibió una llamada del OIJ indicando que las extranjeras debían detenerlas y trasladarlas a Liberia, ya que eran buscadas por agentes judiciales de San Ramón”, dijo.

Por parte del Organismo de Investigación Judicial aclararon que las detenidas no tienen antecedentes penales y mantienen un proceso de residencia por una misión religiosa.

Fuente: Diario Extra